Había una vez …….. un circo

Publicado: mayo 4, 2011 en Artículo

Y no es para menos, a la RSCE le crecen los enanos. En este mundo, todos, pero todos, nos equivocamos, lo que ocurre es que unos se equivocan más que otros y otros además de equivocarse continuamente, son incapaces de reconocerlo y ver la “real”idad.

El último frente abierto, está muy reciente y es muy significativo.

La RSCE ha venido a topar, a enfrentarse con la “gallina de los huevos de oro”, el Real CEPPA, que cansado de tanta sanción injustificable, tanta justicia injusta, de un intento de acoso y derribo con la única finalidad de intentar hacer ver a sus acólitos, que la gran Real Canina es omnipotente y o se le debe obediencia ciega o prepárate que te castigo, han decido llevar a cabo algo por lo que siempre habían luchado y que curiosamente uno de sus presidentes, después de haber llegado a la cúpula de la RSCE, olvidó en el fondo de algún cajón. ¿Porqué? Ahhhhh, cada cual que piense lo que quiera.

Pues sí, la actual directiva del Real CEPPA, ha hecho pública la noticia de un acuerdo con la WUSV (la unión mundial de clubes del perro de pastor alemán) por el cual, los ejemplares que superen los requisitos para ser Aptos para la Cría, obtendrán un Certificado de Pureza de Raza (un pedigrí) que avale la calidad de sus perros, dejando de lado en este trámite a la RSCE, que dejará de ingresar una cantidad importante de dinero por este concepto, ya que lo importante (para estos) es la pela y después, los perritos.

Ahora, este dinero revertirá en parte en el club que lo genera, el Real CEPPA y por tanto en sus socios.

Esta era una reivindicación histórica, en la que se llevaba trabajando con fuerza en los últimos tiempos, pero sin duda uno de los detonantes que ha agilizado su puesta en escena, lo podemos encontrar en los documentos que se hallan en la portada de la web de este Club (www.realceppa.es).

Mas tarde o más temprano, los clubes de raza que se preocupen realmente de mejorar y seleccionar a los ejemplares que deben contribuir a mantener la raza que tutelan, empezarán a unirse o a federarse, quitando de sus Estatutos cláusulas que incumplen la Ley Orgánica de Asociaciones al obligar a sus socios a tramitar sus perros con una determinada entidad canina, buscando mantener un trasnochado monopolio y discriminando a los propietarios cuyos ejemplares poseen un libro de orígenes gestionado por otras entidades, igualmente legales y oficiales (incluso antes).

La puerta al cambio, a la realidad de verdad, sin coronas, se abrió hace ya algunos años, poco a poco, porque era una puerta muy pesada. A base de gestión y trabajo de la FCE y las caninas oficiales federadas, la puerta iba dejando paso a la luz, luego este mismo año, con el nombramiento de la RSCE como la segunda canina autonómica de Madrid, se han engrasado las oxidadas bisagras que contribuían al pesado movimiento de la puerta y ahora, con la decisión adoptada por el Real CEPPA, a una de las hojas de la puerta le han metido un patadón y para cerrarla, van a tener que ir a buscarla a Pernanbuco.

Como se suele decir, el movimiento se demuestra andando y estas personas que integran las caninas autonómicas y la federación que las aglutina y representa ante el ministerio, han cogido carrera y ¡! No hay quien les pare ¡¡

Anuncios

Los comentarios están cerrados.